Los lios de Enrique VIII

Corrían buenos tiempos para Inglaterra, era el comienzo de la dinastía de los Tudor. Enrique VIII gobernaba Inglaterra. Él era un rey muy culto al que le encantaba la música y la medicina. Pero era un cabezota. Y le apasionaban las mujeres.

Catalina y Enrique
Catalina de Aragón y Enrique VIII

Enrique estuvo casado con Catalina de Aragón durante 20 años, pero ésta no consiguió darle un hijo varón, y él se enamoró de otra dama de la corte, Ana Bolena.

Tal era su capricho por esa mujer, que al no recibir la autorización del Papa para su divorcio (pues Catalina pertenecía a una familia muy poderosa en Europa), Enrique decidió separarse de la Iglesia Católica y constituir la suya propia, la iglesia Anglicana, basada en el protestantismo.

Así llegamos al 11 de Febrero de 1531, cuando él mismo se proclamó como cabeza de la iglesia.

Ana Bolena
Ana Bolena, segunda esposa de Enrique VIII

Y finalmente, el rey pudo conseguir una nueva reina. Se casó con Ana, y consiguió lo que quería.

Sin embargo, un tiempo después también se cansó de ella, y se enamoró de otra dama de la corte. No tenía ganas de volver a meterse en un proceso de divorcio, así que decidió ejecutar a su esposa.

El rey mandó cortar la cabeza de Ana Bolena acusándola de traición. Esta es una de las muertes más famosas de la Torre de Londres, como ya sabrás si la has visitado. Y si no, ¿a qué esperas?
Tras deshacerse de Ana, Enrique ya pudo casarse con su nuevo capricho: Jane Seymour, con la que por fin tuvo un hijo varón, Eduardo. Aunque justo después, ella también falleció (aunque esta vez ya no fue culpa de Enrique).

Eduardo era un chico muy enfermizo, así que su padre se casó varias veces más, tratando de tener más hijos. Se casó un total de 6 veces, pero no hubo más suerte.

Jane Seymour, madre de Eduardo VI
Jane Seymour, madre de Eduardo VI

Cuando Enrique VIII muere, parece que deja todo atado para su sucesión. Sin embargo, aquí empiezan a complicarse las cosas.

Eduardo VI, empieza a reinar con 9 años, pero se muere cuando tiene sólo 15. Hubo quien sospechó que su muerte fue un montaje, e intentaron aparecer impostores que querían suplantar la identidad del príncipe. (Esto luego se reflejó en la novela de Mark Twain El Principe y el Mendigo).

Tras la muerte de Eduardo, comenzó a reinar María Tudor, la hija de Catalina. Ella era nieta de los reyes católicos, pero de repente se encontró gobernando un país recientemente protestante. ¿Sabes por qué se le llamó Bloody Mary? Esa fue una de las épocas más sangrientas de la historia de Inglaterra, porque María, para volver Inglaterra al catolicismo decidió ni más ni menos que quemar protestantes, con lo que la apodaron María la Sangrienta, que en inglés da nombre al famoso cóctel a base de zumo de tomate y vodka.

Entre las personas a las que mató, se encuentran dos obispos y un arzobispo que, según ella, habían cometido el grave crimen de aconsejar a Enrique para separarse de Roma. Fueron ejecutados en Oxford, como graves traidores.

Cuando María murió, le sucedió en el trono Isabel I, su hermanastra, que era la hija de Ana Bolena. Era una reina protestante, pero no quiso vengarse y no persiguió a los católicos. Sin embargo, los tres herejes despreciables que habían sido asesinados en Oxford, ahora pasaron a ser personajes muy importantes para la ciudad, los famosos Mártires de Oxford. Si quieres saber más sobre ellos, aquí te contamos su historia. Aunque sería mucho mejor unirte a nuestro tour de Oxford, y ver el lugar donde fueron quemados y junto al cual contamos muchas más curiosidades.

Bueno, ¿qué panorama queda en Inglaterra? Isabel I estuvo gobernando en Inglaterra durante muchísimos años. Pero antes, su hermanastra María, estuvo también casada con Felipe II, quien también gobernaba España.
Es por esto que Isabel y Felipe se odiaban, y comenzaron muchas batallas y guerras entre Inglaterra y España. Felipe II intentó la invasión de Inglaterra en varias ocasiones. Era una época de esplendor para España ¿Te suena la armada invencible? Aunque, no todo salió como esperado… Pero esto ya es otra historia.

Deja un comentario

Prepara tu viaje de la forma más fácil con la guía local de Oxford de Te lo cuento de Camino

¿Qué ciudad
visitamos hoy?