Curiosidades en la Abadía de Westminster

La Abadía de Westminster es uno de los monumentos más famosos de Londres y quizás de toda Inglaterra. Su gótica arquitectura y su tradición monárquica le dan esta característica, pero además, también alberga algunas curiosidades que pueden atraer visitantes, o al menos sorprenderlos una vez dentro.

Westminster Abbey
Abadía de Westminster

Por ejemplo, el museo de la abadía alberga figuras de cera de muchos monarcas, que en su día estuvieron colocadas sobre sus tumbas, o incluso estuvieron en los desfiles funerarios. Algunas de esas figuras fueron creadas a partir de máscaras funerarias.

Y ya que hablamos de tumbas, la abadía de Westminster podría ser perfectamente un cementerio. Cuenta no menos que con 450 tumbas y monumentos fúnebres. Durante varios cientos de años, cualquiera que pudiera permitírselo podía enterrarse en la abadía. Hay espectaculares tumbas de personas que no fueron conocidas y de famosos cuyo nombre la historia ha grabado. Algunas personas notables que están enterradas en la abadía son, por ejemplo, Isaac Newton, Charles Dickens o Charles Darwin. Hay una de las tumbas que es especial, es la única tumba que no se puede pisar. Se trata de la tumba del “Unknown warrior” o el soldado desconocido, un soldado británico cuya identidad se desconoce, que fue enterrado en la abadía tras la primera guerra mundial en memoria de todos los soldados caídos en batalla.

Paseando por la Abadía de Westminster, podemos encontrar una puerta, la puerta más antigua de Inglaterra, que recientemente se ha datado del año 1050. En esa puerta se podían observar, en 1800, pedazos de cuero. La leyenda dice que se trata de la piel de un ladrón que clavaron a la puerta como advertencia. Aunque las investigaciones, en realidad, han aclarado que es piel de vaca, que se fijó en su día a la puerta como decoración.

Mujer con barba
Escultura Mujer con barba

También podemos encontrarnos la estatua de una mujer con barba. Esta era la favorita de las mujeres que querían escapar de sus abusivos maridos. Se dice que le creció la barba tras rezar para evitar un matrimonio forzado.

Por último, ya que la abadía es tan famosa por las coronaciones reales que tienen lugar, hay una silla en la que se solían hacer las coronaciones, la llamada Coronation Chair. Sin embargo hace siglos que no se utiliza esta silla, y actualmente se encuentra llena de pintadas, que en los siglos XVIII y XIX los visitantes fueron dejando. La silla que se utiliza ahora para las coronaciones es la silla de St Edward, pero no se puede realizar la coronación sin que esta silla esté colocada sobre la piedra de Scone, lo cual resulta complicado, ya que esta piedra está en Edimburgo y tiene que ser traída desde allí para las coronaciones.

¿Conoces alguna otra curiosidad sobre la Abadía de Westminster? Si has estado allí, ¿qué es lo que más te llamó la atención?

1 comentario en “Curiosidades en la Abadía de Westminster”

Deja un comentario

Prepara tu viaje de la forma más fácil con la guía local de Londres de Te lo cuento de Camino

¿Qué ciudad
visitamos hoy?

¿Quieres saber más acerca los lugares imprescindibles de Londres?

Descubre Trafalgar Square, Buckingham Palace, el Parlamento, la Catedral de St. Paul, la Torre de Londres y mucho más en nuestro tour Londres Imprescindible en español. Además, incluye un paseo en barco por el Támesis.